Blog
mal humor en enfermos de cancer

Ira y diagnóstico: el mal humor en enfermos de cáncer

Compartir

Índice de contenido

¿De dónde viene la ira?

Cuando nos diagnostican la enfermedad, puede que en un primer momento sintamos ira y nos enfademos con el mundo, el mal humor en enfermos de cáncer es algo común. La reacción de enfado es normal ante algo que llega y paraliza tu vida, que además la pone en peligro y que tú no has elegido.

La noticia podría provocarnos frustración porque la situación nos parece injusta y quizás tratemos de buscar culpables para canalizar toda la rabia que sentimos en algo externo a nosotros. También podemos sentir impotencia por no poder cambiar las cosas y reactancia por percibir que nuestra libertad se va a ver amenazada o eliminada.

Relacionada con todo esto, la ira se consideraría una respuesta adaptativa en tanto que sirve para movilizar el organismo y ayudarle a afrontar la adversidad. Es una emoción básica cuya intención es provocar un cambio en el medio y su expresión puede ayudarnos a utilizar esa energía para un buen afrontamiento de la enfermedad.

Sin embargo, las emociones nos pueden ayudar a avanzar, pero también nos pueden bloquear. Si la ira permanece en el tiempo o se experimenta de manera muy intensa pasaría a ser disfuncional en tanto que nos impediría poder afrontar el proceso oncológico de la manera más beneficiosa.

¿Cuándo pasa a ser negativa?

Cuando sentimos ira, nuestro sistema nervioso simpático se activa y nos sube la adrenalina, el ritmo cardiaco y la frecuencia respiratoria se aceleran, los músculos se tensan… nos encontramos en posición de defensa. Si la agitación se cronifica, nuestro estado físico se vería repercutido y tanto la adherencia al tratamiento como nuestra recuperación podrían verse afectadas.

Así mismo, llegados a este punto probablemente también influya en el medio que nos rodea. La irritabilidad puede hacer que tratemos mal a nuestros seres queridos y que lo que en un principio significaba expresar la rabia para desahogarnos haya convertido en una actitud hostil hacia quienes más nos apoyan. Nos permitimos ser más impulsivos y nos dejamos llevar por la ira que sentimos, y a su vez nuestro entorno nos lo permite porque es consciente de nuestra situación. Podríamos estar entrando así en un bucle de negatividad interpersonal que nos aportaría lo contrario a lo que necesitamos.

Además, la ira puede verse mantenida por recrearnos en la injusticia de lo que nos ha tocado vivir, aunque sepamos que el hecho de darle vueltas no vaya a hacer que el problema se solucione.

Por otro lado, el estado crítico en el que nos encontramos puede hacer que vivamos cambios de humor repentinos y que no sintamos el control sobre nuestro estado de ánimo, que la inestabilidad emocional pase a ser la protagonista.

¿Qué puedo hacer con la ira? ¿Cómo gestionar el mal humor en enfermos de cáncer?

Allaire y McNeill (1983) hablaron de la curva de la ira entre cuyas fases más importantes estarían:

  1. Fase de Disparo: aparece la explosión emocional y la pérdida de autocontrol.

  1. Fase de Enlentecimiento: el nivel de agresividad disminuye.

  1. Fase de Distención: la ira desaparece y recuperamos la racionalidad.

Si no se interrumpe este proceso, la manifestación del enfado se extingue y desaparece ya que todo lo que sube, acaba bajando. En cambio, a veces actuamos con vehemencia antes de que esto pase, sobre todo ante la inseguridad vital que sentimos al recibir el diagnóstico de cáncer. Ante esta situación, existirían formas alternativas de actuar que nos permitirían resolver el problema de un modo más adaptativo. Entre estas, cabría destacar:

  • Las respiraciones profundas podrían ser un buen ejercicio para que la activación física cese.

  • La conciencia y compasión con uno mismo. Ponerle nombre a la emoción y permitirse sentirla, dejarla ir sin intentar detenerla, teniendo en cuenta que la ira puede formar parte del proceso de adaptación a la enfermedad.

  • La comunicación asertiva. Aprender a expresar las emociones, sabiendo que las reacciones de hostilidad suelen ser manifestaciones de problemas expresados inadecuadamente, debido al sufrimiento que estos producen.

Pero sobre todo y siempre, la aceptación. Asumir la diferencia entre lo ideal y lo real y en base a la realidad, poner en marcha todos nuestros recursos para vivir nuestra vida de la manera más satisfactoria y poder sobrellevar la adversidad de la manera más llevadera.

No obstante, y como en todo, cada persona tiene una forma de hacer frente a los contratiempos en función de su propia biografía y tal vez, aunque el mal humor en enfermos de cáncer sea algo común, este tipo de respuesta a ti no te represente. Al final todas las emociones son igual de válidas.

Ana García

Psicóloga con máster de Psicología Clínica en Terapia de Conducta y máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental

Compartir

Deja un comentario

19 respuestas

  1. Tengo un hermano de 55 años con adenocarcinoma de pulmón, se lo diagnosticaron hace 8 meses. Actualmente realizo 4 sesiones de quimioterapia, ahora le realizarán una tomografía para saber si el tratamiento está dando resultado…
    Tiene pareja, pero no viven juntos y entre ella y yo lo estamos ayudando, lo acompaño a todas las consultas, algunos días se queda en mi casa, pero se hace bastante difícil porque al sentirse mal después de la quimio, deja de comer, esta débil y de muy mal humor, si le decimos que debe alimentarse, se enoja. No quiere bañarse y muchas veces me doy cuenta como trata de manipularnos diciéndonos cosas que sabemos no son verdad.
    Estoy haciendo terapia, es muy difícil la situación, ahora estoy intentando convencerlo para que él también consulte con un psicólogo. Gracias por toda la información que ustedes pasan, es de gran utilidad. Saludos

    1. Hola Patricia,

      Sentimos mucho por lo que estáis atravesando. El proceso oncológico es muy difícil de gestionar, pero has dado un gran paso para buscar soluciones y decidir acudir a un profesional. Esperamos de todo corazón que tu hermano acepte recibir ayuda y que la situación mejore. Muchas gracias por tus palabras. Nos alegra que el contenido y los comentarios de otras personas te resulten de utilidad.

      Un abrazo.

  2. Saludos, he leído el artículo, así como los comentarios y las respuestas, y cada situación en el entorno de los pacientes es diferente, pero la situación de la ira y frustración del paciente es igual, aunque varía su situación vivida antes del cáncer. Tengo un hermano con cáncer de pulmón, período T4, con metástasis cerebral inicial, inmovilidad del lado derecho, tiene movilidad aún con la ayuda de un andador, vive con su cónyuge, la cual está enferma, problemas con las piernas a raíz de una operación de la columna, también tiene movilidad auxiliada con un andador y hace todo lo posible por atender a mi hermano, él siempre fue problemático, irresponsable y grosero o bravucón, el tiene 65 años, ella 67 años, el consume mariguana y sigue fumando, no ha querido dejar de fumar, no ha recibido quimioterapia, cirugía o radioterapia por su condición física, empezó a tomar pastillas para el cáncer OSIMERTINIB el 8 de marzo de 2024, que fue cuando se pudieron conseguir y fue después de salir de urgencias por segunda vez por un derrame cerebro vascular, además está tomando medicamento para evitar las convulsiones y últimamente para la inflamación del cerebro, aún puede comer por si solo, se me paso comentarle que según estudios también padece tuberculosis, ya no quiso tomarse el medicamento después de tres meses, no hay hasta ahorita ningun miembro que ha convivido con él con dicha enfermedad en pruebas realizadas. Mi hermano cree que los medicamentos lo están matando, pero sé que lo dice por su ira y además por su manera de pensar tan cerrada. Soy el único miembro de la familia que lo a acompañado en el proceso del tratamiento de su salud desde junio pasado, tengo 63 años y con VIH, tendré que ir a pedir ayuda primero a trabajo social del IMSS, para que de allí me orienten sobre el proceso que hay que seguir para la ayuda emocional y psicológica que necesitan tanto mi hermano como su cónyuge. Gracias por su atención y me a ayudado en estos momentos en que en veces no piensa uno con claridad.

    1. Hola Javier,

      Es muy duro todo esto que nos cuentas y lamentamos la situación. El cáncer a menudo provoca un impacto emocional tan significativo que nos resulta difícil gestionarlo racionalmente, por lo que su manejo debería incluir siempre una intervención psicológica tanto para el paciente como para el cuidador. Es fundamental reconocer que abordando las cogniciones y emociones ayudan muchísimo en estos procesos tan complejos.

      Te enviamos un fuerte abrazo.

  3. Mi papá tiene Cáncer de Colon, T3 n1. Salió de una operación muy delicada, al complicarse la iliostomia. Pasé los primeros meses con él (vivo en el extranjero). Hice todo por él, hasta gastarme lo que no tenía. Viajé nuevamente unos meses después. Para visitarlo en Navidad. El comenzó sus Quimios y se siente sano, como si no tuviera nada. Incluso volvió a trabajar en construcción. No quería que nadie le impidiera trabajar. Ni controlar su vida (así decía). Cuando lo vi, era otra persona, agresivo, hiriente, intolerable y súper irritable. Todo le molestaba. El último día antes de viajar, me dejó fuera de la consulta con su doctor. Me dejó hablando sólo, se fue enfadado y discutimos más tarde. Yo me fui y me alejé de él. Con el dolor de mi corazón. Aunque el piensa que realmente es el que se ha enojado conmigo. Lo prefiero así, dejarlo que pase por su proceso. Lleva dos meses sin querer saber de mi, ni hablarme. Le queda 1 sesión de quimioterapia. Ni sabremos si le resultó o no. Es muy triste, pero he leído arriba, que lo mejor es alejarse, pero no abandonar. Yo hablo con su esposa, para saber de él. Es lo único que puedo hacer. Probablemente mi próximo viaje sea, cuando el ya no esté 🙁

    1. Hola Antonio,

      Lamentamos mucho la situación que estás experimentando con tu padre. Quizá lo que le pase a él es que está en una fase de negación en la que no está preparado para aceptar esta realidad. Aunque actuar con normalidad no sea sencillo, a pesar de comprender que enfrenta una enfermedad difícil, es posible que lo que él necesite sea precisamente eso: normalidad.

      Si hablabais una vez a la semana por teléfono y os veíais en persona de vez en cuando, eso era algo natural para él. Especialmente, al retomar la conversación con él, intenta de tratar temas que solían hablar antes de la enfermedad. Es probable que su mal humor esté vinculado al hecho de que no puede escapar de esta situación, y constantemente la gente le recuerda la enfermedad a través de miradas compasivas, recomendándole que se cuide todo el tiempo o convirtiendo la enfermedad en el foco principal de vuestras vidas.

      Un abrazo.

  4. Mi pareja tiene metástasis, empezó con celos obsesivos y luego no quiere verme ni en figurita , me odia , intento acercarme y no quiere. Yo quiero estar junto a el y su Dr y familia me dice que lo deje….Estoy desvastada , empece terapia . No lo voy a abandonar , es muy difícil, el me odia

    1. Hola Marcela,

      Lamentamos lo que estás pasando.

      A veces, es necesario alejarse en ciertas situaciones para cuidar de nosotros mismos y dar espacio a la persona que queremos. Querer muchas veces es aprender a respetar la distancia que el otro necesita. Es importante reflexionar sobre si persistir en estar cerca es una necesidad propia o de la otra persona.

      Retirarse no implica abandonar; es más bien respetar los momentos, necesidades y emociones del otro. Significa ofrecer lo que necesitan en ese momento para poder regresar luego, cuando estemos menos heridos y con la capacidad de reconstruir lo que ha sido afectado.

      Recuerda, retirarse es un acto de cuidado, no un abandono.

      1. es que , no se como actuar , me siento perdida. Tengo miedo de dejarlo y que no quiera verme nunca más…y el diagnostico es muy malo , su deterioro es progresivo día a día. No se por qué fijo tanto odio en mi , con el resto el no está enojado , conmigo es la cuestión. Gracias por responder , me es muy útil, muy valioso , gracias

        1. Es difícil comprender de dónde surge el enfado de una persona que está atravesando una situación tan crítica. Aunque te sea duro en este momento, como apuntábamos en el anterior mensaje, hay que reflexionar de quién es la necesidad de cercanía: suya o tuya.

          A veces, en estas situaciones, es complicado poder estar con la persona que más queremos, ya que se suelen mezclar muchas emociones y pensamientos fruto del enfado por la injusticia que estamos viviendo: el miedo a un futuro poco prometedor, la rabia, la frustración… En estos momentos, gestionar nuestra propia desdicha y sostener el malestar de la persona que amamos, en este caso tú, es muy difícil y nos hace imposible estar a su lado.

          A pesar de que ahora mismo esté manifestando lo que siente desde la rabia, los sentimientos que tiene por ti no han desaparecido, se han convertido. Antes intentaba retenerte a su lado como fuera, y de ahí los primeros celos que comentabas, porque pensó que ibas a salir adelante y alejarte porque sería difícil atravesar este proceso oncológico con él. Ahora, desde la aceptación de la enfermedad, el rechazo que está mostrando hacia ti es porque sabe que va a perder lo que más quería en la vida. Ahora mismo, puede ser que sienta rabia y enfado porque la vida seguirá sin él. Es difícil aceptar que, en algún momento y como es natural, sigas tu propio camino y rehagas tu vida con otra persona, pasando él a ser un recuerdo doloroso en el que te cueste pensar.

          Es importante que compartas todas tus inquietudes con tu terapéuta. El paso de ir a terapia es muy necesario en este tipo de situaciones y esperamos que te ayude a reflexionar qué es lo mejor que puedes hacer para ambos.

          Al final, si tomas la decisión de alejarte, recuérdale que lo haces por cuidarle y, aunque ahora no podáis estar juntos, sigues a su lado brindándole el apoyo que requiera.

          Un abrazo, Marcela.

          1. Hola .yo tengo mi marido con cáncer de prostata y que se ido a los huesos. Se a puesto muy agresivo a alejado a sus hijos y nietos.. no se como ayudarlo ya que se niega . Y esta cada ves más de muy mal humor

          2. Hola Graciela,

            Lamentamos mucho la situación que estáis atravesando. Es muy duro ver cómo una enfermedad tan compleja como el cáncer de próstata, además extendida a los huesos, afecta no solo físicamente a tu marido, sino también emocionalmente y, por ende, a toda la familia.

            La agresividad y el mal humor son reacciones comprensibles, aunque muy dolorosas, ante una situación tan compleja. Si tu marido se niega a recibir ayuda psicológica, tal vez podrías enfocar el planteamiento de otra manera. En lugar de sugerirle que acuda a terapia por su propio bienestar, podrías hacerle ver que asistir a consulta podría ser beneficioso para sus hijos y nietos, y para mejorar la dinámica familiar. Además, considerar ir a consulta en familia puede ser una opción valiosa, ya que podría sentirse menos aislado en su dolor y más comprendido.

            No olvides cuidar de tu propio bienestar en medio de todo esto. Asegúrate de contar con un sistema de apoyo para ti también, ya que llevar esta carga emocional puede ser muy agotador. Queremos compartir contigo este artículo https://matchtrial.health/cuidadores-de-pacientes-con-cancer/

            Te enviamos un fuerte abrazo.

  5. Hola. Mi padre tiene cáncer de estómago fase 4. Continuamente está malhumorado y lo paga con su mujer y sus hijos, que acabamos llorando constantemente. Él no quiere recibir ayuda psicológica ni psquiatrica. Cómo podemos ayudarle?

    1. Hola Ana,

      Sentimos profundamente la situación que estáis llevando en casa. Es difícil el proceso que atraviesa tu padre, pero no se puede sostener esa situación. Cuando un familiar padece de una enfermedad tan compleja, debemos hacer un esfuerzo por entender y empatizar con la otra persona, pero siempre velando por nuestro propio bienestar.

      Si es reacio a recibir ayuda psicológica, quizás haya que cambiar el planteamiento de por qué debería acudir: no por él, sino por sus hijos. Por supuesto, podréis ir a consulta en familia si consideráis que es la mejor opción.

      Os mandamos un abrazo.

  6. Hola. Mi marido tiene cáncer desde hace 2 años. Ha cambiado de humor y tiene comportamientos agresivos en muchas ocasiones. El divorcio está en el aire, pues él no asume que debe pedir ayuda a un psicólogo/psiquiatra para ayudar a solucionar o minimizar eses estados impulsivos que me llevan , ahora, a pensar que hago a su lado. Toda la descarga emocional la hace conmigo y ha llegado a amenazarme fisicamente, algo impensable antes. Yo necesito ayuda. Y no quiero el divorcio, pero no sé cuánto tiempo más voy aguantar esta situación. Gracias.

    1. Hola María,

      Antes de nada, lamentamos la situación que estáis pasando. A veces, cuando uno de los miembros de la pareja atraviesa un proceso difícil, como es el caso de tu marido, sólo puede verse a sí mismo y su malestar. Las pruebas y tratamientos generan enfado y un pensamiento de que se está sufriendo una injusticia por lo que, en muchas ocasiones, la ira y la frustración se descargan en la persona que más se quiere, con la que más confianza y seguridad se tiene, en este caso, tú.

      Es evidente que le está costando gestionarlo adecuadamente y no está percibiendo el malestar que te está generando. Debes valorar tu seguridad por encima de todo. Si dicha seguridad no está en riesgo, antes de plantearte el divorcio, podríais acudir a un profesional. Ambos estáis pasando por una situación difícil y por distintos motivos. Remárcale que no irá solo, que vas a estar con él para que el terapeuta os pueda ayudar a manejar estos momentos tan duros.

      Si no accede al profesional, quizás es posible plantear una separación momentánea. Nadie está preparado para afrontar estas situaciones y, casi siempre, la pareja se resiente. Recuerda, lo primero es pensar en tu seguridad. Además, es importante reflexionar si estamos dónde y con quién queremos estar.

      Un abrazo.

  7. Gracias por este apartado tan explicativo .Soy en ferna de cáncer de mama y quería explicaciones sobre la ira , los cambio de humor que estoy pasando en esta etapa.Gracias por este articulo tan exaustivo

    1. Hola Natalia,

      Gracias por tus palabras. Nos alegra que te haya ayudado a entender esta etapa tan dura. Deseamos de todo corazón que los consejos que Ana nos brinda en este artículo te ayuden a ti y, también, a tus seres queridos.

      Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

suplementos cancer
Tratamiento

Suplementos para el cáncer, ¿qué debes saber?

¿Has pensado en tomar suplementos para el cáncer? ¡Cuidado! Según la literatura científica, entre un 64% y un 81% de …

cancer e identidad
Tratamiento

Cáncer e identidad: mi enfermedad y yo

¿Cómo repercute la aparición del cáncer en mi identidad? El diagnóstico del cáncer supone un acontecimiento crítico en la biografía del …

cancer de prostata
Prevención

Cáncer de próstata, el tumor más común en hombres

El cáncer de próstata es un tipo de cáncer muy común en hombres, con una importante presencia en España. De …

tumores cerebrales
Prevención

Tumores cerebrales: tipos, diagnóstico y tratamiento

Denominamos tumores cerebrales a todas las masas que crecen en alguna de las partes del cerebro o cerca de él. …

Accede a tratamientos innovadores a través de nuestro buscador de ensayos clínicos oncológicos