Ensayos clínicos para el tratamiento del cáncer de ovario

Accede a terapias innovadoras que pueden ser compatibles con tu diagnóstico

Hoy hay 36 ensayos clínicos de cáncer de ovario en España:

Seleccionando participantes
0
Participación cubierta
0
Próxima selección
0

Encuentra en qué hospitales puedes participar descargando la App o entrando en la versión escritorio.

Índice

¿Cuál es el tratamiento del cáncer de ovario?

Los ovarios son los órganos femeninos encargados de generar óvulos para la reproducción y constituyen la principal fuente de hormonas femeninas esenciales, como los estrógenos. Estas estructuras están formadas por tres tipos de células, de las cuales pueden surgir distintos tipos de cáncer: tumores epiteliales, de células germinales o del estroma.

 

El tratamiento convencional (o estándar) es similar para los tres tipos y todos tienen una terapia principal en común: la cirugía.

Cirugía: el tratamiento principal para todos los tipos de cáncer de ovario

La cirugía es el tratamiento principal para el cáncer de ovario y tiene dos objetivos: el diagnóstico y el tratamiento. Debido a las características especiales de este tipo de neoplasia, cuando se sospecha su presencia, es necesario intervenir quirúrgicamente para confirmar el diagnóstico y determinar tipo, subtipo y extensión del tumor (TNM).

 

Existen diversos tipos de cirugía, pudiéndose llevar a cabo dos o más procedimientos durante la misma intervención:

 

  • Biopsias. Se toman muestras de tejido, incluyendo o no ganglios linfáticos, para poder determinar la existencia de células malignas.

 

  • Histerectomía. Puede ser parcial o total. Se emplea para extraer el útero y el cuello uterino.

 

  • Salpingooforectomía. Consiste en la extirpación de ovarios y trompas de Falopio. Si se extraen ambos ovarios y ambas trompas, se llama salpingooforectomía bilateral. Si solo se extirpa un ovario y una trompa, se denomina salpingooforectomía unilateral. En el caso de esta última, la mujer conserva la fertilidad, aunque es recomendable que, si no se planea tener hijos, se extraigan ambos ovarios y trompas.

 

  • Epiplectomía. También conocida como Omentectomía, se lleva a cabo para suprimir el epiplón (u omento), que es la parte del tejido que rodea el estómago y otros órganos del abdomen.

 

  • Cirugía citorreductora. El objetivo es extraer el máximo de tumores posibles que midan más de 1 centímetro. Si se consigue eliminarlos todos, se denomina citorreducción óptima. Es posible que el cáncer se haya extendido a otras localizaciones como el colon, bazo, hígado o el páncreas, entre otros. Dependiendo del órgano y grado de afectación de la cirugía, puede ser que la paciente necesite una ostomía (en el caso del colon) o una ileostomía (si se extrae una parte del intestino delgado). Si la enfermedad está muy avanzada, se suele administrar quimioterapia neoadyuvante para intentar reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía.

Otros tratamientos para el cáncer de ovario

En algunos tumores en estadio muy temprano y con características muy favorables, la cirugía sola puede ser suficiente. No obstante, en la mayoría de los casos se administra quimioterapia sola o en concomitancia con otros fármacos, especialmente con terapia dirigida  (como los inhibidores de PARP) o la hormonoterapia.

 

La quimioterapia trata el cáncer mediante la administración de medicamentos para eliminar células cancerosas restantes después de la cirugía (quimioterapia adyuvante), reducir el tamaño de tumores antes de la cirugía (quimioterapia neoadyuvante) o tratar cánceres metastásicos.

Tratamiento para tumores epiteliales por etapa

El cáncer de ovario epitelial representa alrededor del 90% de los diagnósticos y se divide en varios subtipos: serosos de alto grado, serosos de bajo grado, células claras, endometrioides de alto grado y endometrioides de bajo grado.

 

  • Estadio I. Los medicamentos que se suelen utilizar (combinados) son el carboplatino y paclitaxel, generalmente administrados de 3 a 6 ciclos (una vez cada tres semanas). Es posible que algunas pacientes no toleren el paclitaxel y se vea sustituido por docetaxel o doxorrubicina liposomal pegilada.

 

  • Estadio II. Se suele utilizar la misma combinación de carboplatino y paclitaxel, pero se debe aumentar el número de ciclos, administrándose un mínimo de 6. Es posible que algunos casos se traten con quimioterapia intraperitoneal (inyectada directamente en la cavidad abdominal a través de un catéter) en lugar de intravenosa.

 

  • Estadio III. Se administra también carboplatino y paclitaxel en concomitancia con bevacizumab (terapia dirigida) por 6 ciclos. Después de acabar la quimioterapia, el tratamiento con bevacizumab puede continuar aproximadamente hasta un año. Adicionalmente a esta terapia biológica, otras que pueden utilizarse como terapia de mantenimiento (evitar que el cáncer regrese) son: niraparib, rucaparib y olaparib. Pacientes en una situación frágil pueden someterse a quimioterapia neoadyuvante para mejorar su estado de salud y evaluar la viabilidad de la intervención.

 

  • Estadio IV. El tumor se ha diseminado a otras partes del cuerpo. El tratamiento es parecido al estadio III (incluyendo el de mantenimiento), pero con algunos matices. Por ejemplo, existe una opción de tratamiento que consiste en dar 3 ciclos de quimioterapia para intentar reducir el tumor y, tras la intervención, continuar con los 3 ciclos restantes. Aunque no se suele utilizar como terapia principal, la radioterapia puede ser útil para tratar áreas donde el cáncer se ha propagado cerca del tumor primario o en órganos distantes.
Tratamiento para el cáncer de ovario epitelial recurrente o resistente

Hay casos en que el cáncer de ovario reaparece después del tratamiento (recidiva) o se vuelve resistente a la terapia (refractario). Si es posible, se recomiendan más cirugías, aunque el tratamiento para mujeres en esta situación se trata principalmente con quimioterapia. Las combinaciones de quimioterapia que se suelen emplear, gracias a la evidencia científica recabada en ensayos clínicos, son:

 

  • Paclitaxel y carboplatino
  • Carboplatino y gemcitabina
  • Carboplatino y doxorrubicina liposomal pegilada

 

Estas combinaciones, al igual que en los estadios III y IV, se pueden administrar con el anticuerpo monoclonal bevacizumab, tanto en una recidiva tardía de un cáncer de ovario (sensible a platino) como en una temprana (resistente al platino).

 

En pacientes con recidiva sensible al platino y mutaciones en BRCA1/BRCA2, los inhibidores de PARP, como olaparib, niraparib y rucaparib, han demostrado beneficios significativos. Estos fármacos se utilizan como tratamiento de mantenimiento después de responder a la quimioterapia con platino.

 

Otra opción terapéutica para el cáncer de ovario epitelial es el tratamiento hormonal, que incluye tamoxifeno e inhibidores de aromatasa (letrozol, anastrozol o exemestano.

 

La elección de tratamientos se basa en criterios clínicos como la presencia de mutaciones de BRCA, la respuesta previa a la quimioterapia, el intervalo desde su finalización, la toxicidad residual, la situación y el estado físico de la paciente.

Tratamiento para tumores germinales

Representan el 2% – 3% de diagnósticos de cáncer de ovario y tienen su origen en las células reproductoras, los óvulos. Son más frecuentes en adolescentes y mujeres jóvenes.

 

Es posible que muchas mujeres únicamente se sometan a la cirugía y, tras ella, se les haga un seguimiento sin medicación riguroso para controlar que la enfermedad no vuelva.

 

En estadios avanzados, recurrentes o resistentes se suele administrar una combinación de quimioterapia, de al menos 3 ciclos, que incluya cisplatino, etopósido y bleomicina.

Tratamiento para tumores del estroma

Son los más infrecuentes y se originan en las células del tejido estructural del ovario que se encargan de producir hormonas sexuales femeninas, como el estrógeno y la progesterona.

 

Al igual que en los tumores germinales, hay mujeres con estadio temprano y diversos factores favorables que únicamente necesitarán cirugía. Para estadios II, III y IV, tras la cirugía, se suelen administrar dos combinaciones de quimioterapia:

 

  • Cisplatino, etopósido, y bleomicina
  • Carboplatino y paclitaxel

 

Para pacientes que no toleran la quimioterapia, se opta por el tratamiento hormonal con leuprolida (lupron) o goserelina (zoladex), así como un inhibidor de aromatasa (tamoxifeno). En raras ocasiones también se puede emplear radioterapia. Estos tratamientos también se utilizan para los casos recidivantes o recurrencia.

El ensayo clínico: una oportunidad para recibir nuevos tratamientos para el cáncer de ovario y sus metástasis

Los ensayos clínicos desempeñan un papel crucial en la investigación del cáncer de ovario al contribuir al conocimiento y a la identificación de nuevos subtipos tumorales. Esta identificación puede llevar al desarrollo de fármacos más precisos y al ajuste del tratamiento actual a la condición específica de cada paciente.

 

Participar en ensayos clínicos a menudo representa la mejor opción terapéutica, ya que estos estudios impactan significativamente en el tratamiento del tumor primario, las metástasis e incluso en la prevención de recidivas. Por ejemplo, los inhibidores de PARP han sido estudiados, en un ambiente seguro y controlado, durante la última década para prevenir la reaparición del cáncer de ovario.

 

Para simplificar la búsqueda de tratamientos en investigación, ponemos a disposición de pacientes, familiares, supervivientes y médicos el buscador de ensayos clínicos MatchTrial©. Gracias a su interfaz fácil de usar y filtros intuitivos, es más sencillo acceder rápidamente a la información sobre estudios, a la par de que nuestro equipo de enfermería estará disponible a través de la plataforma para acompañar a los usuarios durante el proceso de búsqueda de un estudio.

Nuevos tratamientos para el cáncer de ovario en investigación

Las nuevas líneas de investigación buscan identificar y focalizarse específicamente en las células malignas con el fin de crear terapias y procedimientos más seguros y efectivos, reduciendo así los efectos secundarios. Estos nuevos tratamientos para el cáncer de ovario son particularmente cruciales para casos sin cura, que han agotado las opciones de tratamiento convencional o que son resistentes a las terapias actuales. La investigación se centra, entre otros , en tratamientos antiangiogénicos. Es decir, en terapias que combaten el cáncer al bloquear el suministro de sangre al tumor, impidiéndole obtener los nutrientes que necesita para crecer.

 

Algunos ejemplos de nuevas terapias incluyen:

 

  • Inmunoterapia combinada con pembrolizumab. Por un lado, se busca bloquear la proteína PD-1 para que el tumor no pueda nutrirse de ella y se debilite. Al mismo tiempo, se estimula el receptor IL-2R para activar células antitumorales (linfocitos NK) que ataquen la enfermedad.

 

  • Los anticuerpos conjugados (terapia biológica) son medicamentos que tienen dos compuestos, como anticuerpos monoclonales e inhibidores, en un mismo fármaco. Actualmente, se están estudiando diversos anticuerpos conjugados que buscan inhibir el receptor de folato (pacientes con cáncer de ovario epitelial suelen presentar sobreexpresión de esta vitamina). Algunos de estos anticuerpos conjugados se estudian en combinación con quimioterapia basada en platino (especialmente para pacientes con recidiva).

 

  • Nuevos inhibidores de cinasas, los cuales se utilizan para bloquear el crecimiento de las células cancerosas.

 

  • Moduladores del receptor de glutocorticoides combinado con nab-paclitaxel (quimioterapia). Se investiga para los casos en que la paciente no responde al tratamiento porque el tumor utiliza el cortisol (prednisona) para desarrollar resistencia a la quimioterapia.

 

La combinación de nuevos compuestos con tratamientos existentes busca potenciar la eficacia de las terapias contra el cáncer de ovario, con el objetivo de prolongar la supervivencia y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Ensayos clínicos que buscan tu mejor tratamiento para el cáncer de ovario

Existen ensayos que no buscan comparar un fármaco con otro, sino personalizar al máximo  el tratamiento para los pacientes. Cada persona es un mundo, cada cáncer también, incluso cada metástasis lo es. Los tratamientos estándar se aplican porque, en general, son los que funcionan para la mayoría de los pacientes. No obstante, cuanto más se personalice, más supervivencia y mayor calidad de vida se conseguirá.

Hay más personas como tú que tienen o han superado un cáncer de ovario. Miriam es una superviviente que quiere compartir su historia contigo.

Dale visibilidad a este tumor silencioso compartiendo el artículo sobre cáncer de ovario, escrito por la Dra. Cristina Alfaro, oncóloga médica.

Referencias

Amplía la información sobre los ensayos clínicos

Accede a tratamientos innovadores a través de nuestro buscador de ensayos clínicos oncológicos