Blog
tumores cerebrales

Tumores cerebrales: tipos, diagnóstico y tratamiento

Compartir

Índice de contenido

Denominamos tumores cerebrales a todas las masas que crecen en alguna de las partes del cerebro o cerca de él. Según sus características, pueden ser benignos o malignos. Se clasifican, una vez vistos al microscopio, en función del tipo de células que están representadas en dichas masas.

Conociendo los tumores cerebrales

El cerebro puede ser asiento de metástasis de varios tipos de cáncer, pero también existen tumores malignos que se originan primariamente en el cerebro.

En este artículo nos referiremos solo a los tumores cerebrales malignos originados de manera inicial en el cerebro (tumores malignos primarios cerebrales).

El sistema nervioso central, encargado de dirigir todas las funciones del cuerpo, está formado por el encéfalo (cerebro, cerebelo, troncoencéfalo) y la médula espinal. El cerebro es, por tanto, un componente extremadamente importante. A diferencia de otros órganos, no tiene un sistema de drenaje a través de ganglios linfáticos, y la diseminación a través de la sangre es muy rara. Por ello, los tumores cerebrales malignos no suelen extenderse más allá de las propias estructuras contiguas (sistema nervioso central, membranas protectoras, hueso, etc.).

Son tumores bastante infrecuentes. En España representan un 2% del total de tipos de cáncer del adulto, y hasta casi un 15% en los niños. Aparecen más en hombres que en mujeres.

Se desconocen los verdaderos factores de riesgo y probablemente se deban a la combinación de varias circunstancias, pero sí se ha descrito la influencia de determinados factores genéticos, sustancias químicas, radiaciones y traumatismos.

¿Cómo se diagnostican los tumores cerebrales?

Signos y síntomas. Valoración clínica y exploración física.

Van a depender de la parte del cerebro afectada. Cada región cerebral tiene una función específica, por lo que a veces, por la clínica, podemos intuir la localización del tumor. No obstante, lo normal es que los síntomas aparezcan de manera confusa y con otras alteraciones del organismo. Incluso, los tumores cerebrales pueden ser asintomáticos en muchos casos y pasar desapercibidos.

Lo normal es que aparezca dolor de cabeza intenso, que puede indicar un aumento de la presión dentro del cráneo, junto con somnolencia y cansancio. Pero si se afectan áreas cerebrales con una determinada función, aparecerán cambios en la conducta, pérdida de movilidad o sensibilidad en alguna parte del cuerpo, alteraciones de los sentidos, del lenguaje o de las emociones.

Puesto que la actividad del cerebro se realiza a través de neuronas, que son células con una sensibilidad muy alta a los estímulos locales (en este caso, la agresión por parte del tumor), es bastante frecuente que puedan aparecer crisis epilépticas, que requerirán un tratamiento y control específicos.

Pruebas radiológicas

Su utilidad se basa en poder determinar la extensión y localización del tumor, ver el número de lesiones y detectar posibles complicaciones secundarias (como hemorragias). Suelen utilizarse el TAC cerebral y la RM cerebral.

A veces es preciso realizar una toma de muestra de líquido de la médula espinal, mediante una punción lumbar. Se realiza sobre todo cuando se sospecha que puede existir una extensión de la enfermedad desde el encéfalo, o para valorar posibles infecciones asociadas, ya que ese líquido es fácil de analizar.

Biopsia

El diagnóstico definitivo lo determina la toma de una muestra del tumor para poder analizarla al microscopio en Anatomía Patológica. Puede que incluso se realice la extirpación del tumor directamente para analizarlo, si es factible la cirugía de entrada.

¿Cómo se clasifican los tumores cerebrales?

En función del tipo de célula que genera el tumor, se clasifican en:

  • Astrocitomas
  • Craneofaringiomas
  • Ependimomas
  • Germinales
  • Glioblastoma
  • Meduloblastoma
  • Meningiomas
  • Oligoastrocitoma
  • Oligodendroglioma

También es importante determinar la agresividad del tumor, por un lado por la afectación de estructuras cerebrales y síntomas en consecuencia. Pero también según el patrón de crecimiento y determinados factores analizados al microscopio. Con todo ello va a determinarse el tratamiento y pronóstico de la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento de los tumores cerebrales?

Las opciones de tratamiento incluyen cirugía, radioterapia y quimioterapia. Normalmente se lleva a cabo una combinación de varias.

La cirugía es siempre la primera opción de tratamiento, siempre que el tumor pueda extirparse con seguridad, sin provocar secuelas importantes ni riesgos en el paciente.

Algunos tumores malignos como el glioblastoma, presentan un patrón de crecimiento en racimos, de tal manera que aunque parezca que la extirpación ha sido completa, alguna “rama” del tumor ha podido quedar remanente y pasar desapercibida. Ese es el principal problema de este tipo de tumores, que hace que tengamos que estar muy alerta por el riesgo de progresión.

A veces, la cirugía no se puede realizar por los riesgos que implica. Estos tumores se denominan irresecables, y será necesario hacer una extirpación parcial en caso de que sea posible, y/o combinar el tratamiento con el resto de estrategias (radioterapia, quimioterapia).

La quimioterapia tiene como objetivo la destrucción de células tumorales a nivel de todo el cuerpo. El problema a la hora de tratar los tumores cerebrales es que entre el cerebro y el resto del cuerpo existe normalmente un mecanismo de protección que no tiene ningún otro órgano del cuerpo, denominado barrera hematoencefálica. Sirve para evitar que sustancias en la sangre que puedan resultar nocivas para el sistema nervioso, no puedan pasar. Esto impide, por desgracia, que la quimioterapia llegue bien al cerebro, por lo que suelen administrarse tipos de quimioterapia que sí puedan atravesar bien, y hacer su efecto donde debe: en el sistema nervioso. Existen terapias orales e intravenosas.

La radioterapia consiste en el uso de rayos X de alta potencia para destruir las células tumorales, y actúa solamente al nivel que se administra. Es decir que tiene efecto local. Se puede aplicar con intención de llegar a curar tumores benignos, ya sea además de la cirugía o bien cuando ésta no puede practicarse. Pero en los tumores malignos su papel es la de combinarse con la quimioterapia para reducir al máximo la capacidad de crecimiento de las células tumorales. Se planifican las sesiones de tal manera que el resto del cerebro no afectado por tumor no reciba radiación, o al menos no en dosis perjudiciales. Existen diferentes técnicas en función de cada caso, según el tamaño, el tipo y la ubicación del tumor.

¿Cuál es el seguimiento para pacientes con tumores cerebrales?

Los pacientes mantienen un seguimiento durante el tratamiento, con revisiones clínicas en consulta y prueba de imagen cada tres meses. Normalmente se hace con resonancia magnética.

No solamente es importante monitorizar el posible crecimiento/reaparición del tumor, sino los efectos secundarios y otras condiciones derivadas de este proceso. Siempre que la evolución se complique y aparezcan síntomas nuevos o desconocidos, es necesario solicitar ayuda.

Oncóloga médica. Divulga sobre medicina de manera cercana y sencilla. Su trabajo se fundamenta en la Oncología Integrativa, incorporando otras especialidades para poder ofrecer una atención más completa.

Compartir

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

suplementos cancer
Tratamiento

Suplementos para el cáncer, ¿qué debes saber?

¿Has pensado en tomar suplementos para el cáncer? ¡Cuidado! Según la literatura científica, entre un 64% y un 81% de …

cancer e identidad
Tratamiento

Cáncer e identidad: mi enfermedad y yo

¿Cómo repercute la aparición del cáncer en mi identidad? El diagnóstico del cáncer supone un acontecimiento crítico en la biografía del …

cancer de prostata
Prevención

Cáncer de próstata, el tumor más común en hombres

El cáncer de próstata es un tipo de cáncer muy común en hombres, con una importante presencia en España. De …

melanoma
Prevención

Melanoma, el cáncer que se puede ver

¿Qué es el melanoma? El melanoma es un tumor maligno de piel, con alto poder metastatizante, que se origina en …

Accede a tratamientos innovadores a través de nuestro buscador de ensayos clínicos oncológicos