Fisioterapia Oncológica en la cirugía reconstructiva de mama

Fisioterapia Oncológica en la cirugía reconstructiva de mama

Mi nombre es Celsa López Otín, soy fisioterapeuta y me gustaría hablarte sobre el importante papel que juega mi profesión en la recuperación de pacientes con cáncer de mama que han sido sometidas a cirugía y otros tratamientos invasivos -como la quimioterapia y la radioterapia-, los cuales provocan unos efectos secundarios permanentes en el paciente si no se presta la atención que merecen. 


Desde hace 6 años estoy en estrecha colaboración con el Dr. Muñoz i Vidal, cirujano plástico pionero en la aplicación de técnicas mínimamente invasivas en la cirugía oncológica, especializado en la reconstrucción mamaria inmediata e integral mediante una técnica basada en la obtención endoscópica del músculo dorsal ancho. Gracias a ello, evitamos así cicatrices en la mama y en la zona donante, en comparación al abordaje estándar. Ofreciendo una recuperación rápida y un mejor postoperatorio gracias al abordaje por endoscopia. 


Tras una cirugía de este tipo, algunas de las afectaciones más comunes son la pérdida de movilidad y fuerza en la extremidad afectada, dolor e inflamación en la zona axilar que a menudo se acompaña con el riesgo de aparición de linfedema, parestesias y alteraciones en la sensibilidad superficial de la piel. 


Mediante la terapia manual conseguimos la recuperación completa de la movilidad del brazo, así como la normalización de los tejidos internos de la zona que siempre quedan retraídos y adheridos a las capas de tejido subyacentes, devolviendo la elasticidad normal de los mismos y eliminado así las sensaciones de tirantez del brazo en determinados movimientos. También conseguimos restaurar la sensibilidad normal de la piel de la zona, habitualmente “dormida” tras la intervención quirúrgica. 


Mediante determinados ejercicios que impliquen la extremidad superior, conseguimos reforzar el complejo osteomuscular del brazo y devolver a la paciente el nivel de funcionalidad necesaria para poder realizar las actividades de ocio y la vida diaria sin ningún tipo de limitación. 


Por otra parte, la fisioterapia también engloba la rama encargada de la conservación de la funcionalidad y prevención de complicaciones de los procesos linfáticos de nuestro organismo, como puede ser el linfedema posterior a la cirugía reconstructiva de pecho. Su fin es reactivar el flujo de circulación de la linfa mediante las técnicas de drenaje linfático, vendajes compresivos y vendajes neuromusculares. Así como mantener el correcto funcionamiento del sistema inmunológico. 


La fisioterapia juega un papel importantísimo como tratamiento complementario a la mastectomía y reconstrucción inmediata de la mama posterior al cáncer de pecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres acceder a los ensayos clínicos oncológicos?

Descarga ya la App disponible en iOS y Android