Meditación y cáncer

Meditación y cáncer

Meditación y cáncer

Las técnicas de meditación son cada vez más populares en el mundo occidental debido a la velocidad de vida que llevamos. No siempre es fácil meditar, ya que es una técnica que requiere esfuerzo y constancia, sin embargo te puede ayudar a conectar contigo mismo y a reducir el estrés, proporcionando numerosos beneficios para tu salud.

 

Beneficios de la meditación

Las técnicas de relajación nos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo, concentración y estrés. Pero además, varios estudios recientes relacionan algunos de sus beneficios con los pacientes de patologías como el cáncer.

Según el Instituto Nacional de Salud (NIH) de Estados Unidos, algunos de los beneficios para la salud que proporciona la meditación son:

  • Cuando se usa junto con un tratamiento médico convencional, la meditación puede ayudar a reducir la presión sanguínea.
  • Hay estudios que muestran que la meditación puede ayudar a disminuir síntomas de ansiedad, depresión y dolor.
  • Para algunos pacientes con cáncer, se ha demostrado que la meditación ayuda a aliviar la ansiedad, el estrés, la fatiga, el sueño y el humor cuando se usa junto con un tratamiento estándar contra el cáncer.
  • Durante la menopausia, la meditación puede ayudar a reducir algunos síntomas como los sofocos, trastornos del sueño y el humor, estrés o dolor en músculos y articulaciones.

 

Tipos de meditación

Conociendo la multitud de beneficios que aporta esta disciplina, un primer paso puede ser explorar las distintas opciones que existen para practicarla. 

Hay unos 8 tipos de meditación distintas, como la meditación Vipassana, Zen, Kundalini o Chakra, entre otras. Sin embargo, si te estás iniciando en esta práctica te recomendamos que para empezar, explores cuál es la forma que te resulta más cómoda para llegar a ese estado de concentración y relajación profundos:

  • Mediante la repetición de un mantra. El mantra puede ser una palabra o una frase corta que se repite una y otra vez.
  • Con la práctica de posturas o movimientos específicos, como en el tai chi o el yoga.
  • A través de la respiración, concentrándose en la inspiración y expiración.
  • Mediante el silencio.
  • Con determinados sonidos, como los sonidos tibetanos.

Ahora solo tienes que elegir un lugar tranquilo, sentarte en una postura cómoda y relajarte…

 

Sin comentarios

Deja un comentario

¿Quieres acceder a los ensayos clínicos oncológicos?

Muy pronto podrás descargar la App disponible en iOS y Android

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al continuar navegando aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies