Mitos y verdades acerca de los ensayos clínicos

Mitos y verdades acerca de los ensayos clínicos

Mitos y verdades acerca de los ensayos clínicos

Los  ensayos clínicos son secretos
Mito

Todos los ensayos clínicos que se hacen en un país han sido aprobados por las autoridades sanitarias y figuran como documentos de uso público. Una vez finalizado el ensayo, sus resultados finales se publican en revistas científicas que pueden ser leídas por cualquier persona. Además, los pacientes que han participado en el estudio tienen derecho a conocer los resultados obtenidos.

 

Los tratamientos proporcionados por el ensayo no tienen coste para el paciente
Verdad

Durante los ensayos clínicos se somete a los pacientes a cantidad de pruebas clínicas y se les administra un tratamiento innovador o bien el mejor que hay en el mercado. Sin embargo, en ningún caso esto supone un coste para el paciente. El promotor del ensayo clínico asume todos estos costes y el paciente, únicamente en algunos casos, debe asumir los costes derivados de la movilidad hasta el centro.

 

Los ensayos clínicos solo son para pacientes terminales
Mito

Hemos escuchado muchas veces que los ensayos clínicos únicamente sirven para personas a las que les han fallado los tratamientos disponibles, pero lo cierto es que muchos ensayos clínicos necesitan personas sanas o bien pacientes en fases tempranas de una enfermedad. Dependiendo de la fase del ensayo clínico, se pueden necesitar perfiles de paciente distintos

 

Los participantes en ensayos clínicos son conejillos de indias
Mito

Los medicamentos testados en los ensayos clínicos han sido estudiados en el laboratorio y probados con animales durante años antes de ser suministrados a pacientes. En estas fases previas se detectan efectos que puedan ser dañinos para las personas y únicamente los medicamentos que pasan satisfactoriamente las fases de investigación en animales serán usados en los ensayos clínicos. La seguridad y bienestar de los pacientes es lo más importante para los investigadores. Además, los protocolos de los ensayos son aprobados por la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) y los comités de ética de investigación con medicamentos, que garantizan la seguridad del paciente.

 

Una vez empiece el ensayo clínico, puedo dejarlo en cualquier momento
Verdad

El paciente tiene derecho a retirarse del ensayo clínico cuando decida, la firma del documento de Consentimiento Informado no obliga a mantenerse en el ensayo clínico hasta su fin, al contrario de lo que algunas personas creen. La decisión de mantenerse en el ensayo siempre reside en el paciente.

 

Si hubiese un mejor tratamiento para mí, me lo hubiese dicho mi médico
Mito

No todos los médicos están al corriente de los nuevos ensayos clínicos que existen, además, solo en España actualmente hay más de 800 ensayos clínicos oncológicos en marcha, por lo que es muy difícil que un médico pueda conocerlos todos. Precisamente por eso nace MatchTrial, para acercar la ciencia a las personas y hacer más accesible a los pacientes y los médicos la información sobre todos los ensayos clínicos oncológicos disponibles.

 

El investigador no conoce si me administra el fármaco estudiado o el comparativo
Verdad

En los ensayos clínicos se trabaja con la aleatorización para mitigar los posibles efectos psicológicos que puedan existir. Es decir, se asignan los tratamientos aleatoriamente a los pacientes. Además, es común que se trabaje con el llamado doble ciego, que consiste en que durante la investigación, ni el investigador ni el paciente conocen si se está administrando el fármaco estudiado o el control. Es una práctica común en la investigación clínica aunque no es obligada en todos los ensayos clínicos. 

 

Sin comentarios

Deja un comentario

¿Quieres acceder a los ensayos clínicos oncológicos?

Muy pronto podrás descargar la App disponible en iOS y Android

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al continuar navegando aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies