Blog
que es la quimioterapia

¿Qué es la quimioterapia?

Compartir

Índice de contenido

La quimioterapia es un tipo de tratamiento para abordar el cáncer que consiste en usar medicamentos especiales, conocidos como fármacos antineoplásicos o quimioterápicos, cuyo objetivo es eliminar o reducir células cancerosas en el cuerpo.

Cuando los protooncogenes, genes encargados de regular el crecimiento celular, sufren mutaciones en su ADN, pueden provocar un crecimiento celular descontrolado y la formación de tumores, como se explica en el artículo “¿qué es el cáncer?”. La quimioterapia tiene como objetivo detener este crecimiento y destruir las células cancerígenas.

Sin embargo, este tratamiento también puede afectar a células sanas que se dividen rápidamente, como las de la sangre y el cabello, causando efectos secundarios.

¿Cuáles son los tipos de quimioterapia?

Existen diversas formas de clasificar las quimioterapias, considerando aspectos como la cantidad de fármacos administrados simultáneamente, la intención o el mecanismo de acción.

Según la cantidad de fármacos administrados

La quimioterapia se puede clasificar según la cantidad de fármacos empleados en un ciclo:

  • Monoterapia. El paciente recibirá un único fármaco en cada ciclo. Los ciclos de quimioterapia se refieren al programa de administración y descanso de los medicamentos quimioterapéuticos durante el tratamiento del cáncer.
  • Poliquimioterapia. Consiste en combinar varios medicamentos para aumentar su potencia terapéutica, reduciendo la dosis de cada uno de estos fármacos. Este enfoque se llama esquema de quimioterapia y se determina según los tipos de fármacos, sus dosis y el momento de administración. El suministro de estos fármacos puede ser conjuntamente (poliquimioterapia combinada) o secuencialmente (poliquimioterapia secuencial).

Según la intención

Por lo general, la quimioterapia se combina con otros tratamientos, siendo la radioterapia o la cirugía las opciones más comunes. La clasificación de la quimioterapia, según la combinación y el momento de su administración, se determina en:

  • Quimioterapia neoadyuvante. Administrada antes de la cirugía o la radioterapia. Tiene como objetivo la reducción del tumor para aumentar las probabilidades de éxito de los tratamientos.
  • Quimioterapia de inducción. Similar a la neoadyuvante, se aplica antes de la cirugía o la radioterapia, pero se utiliza cuando el tumor es irresecable, es decir, no se puede extirpar inicialmente, con la finalidad de hacer que la enfermedad sea operable antes de la cirugía.
  • Quimioterapia adyuvante. Se administra después del tratamiento principal, como una cirugía, para eliminar células cancerosas restantes y mejorar las posibilidades de curación del paciente y prevenir la recidiva.
  • Quimioterapia concomitante. También llamada quimiorradioterapia, se administra simultáneamente con la radioterapia. Algunos fármacos de quimioterapia, conocidos como “radiosensibilizantes”, hacen que las células cancerosas sean más sensibles a la radiación, fortaleciendo el efecto de la radioterapia en la zona específica mientras actúan de manera sistémica en todo el organismo con la quimioterapia.
  • Quimioterapia paliativa. Su objetivo es ralentizar la progresión de la enfermedad y reducir los síntomas, especialmente en casos de metástasis donde ya no se puede tratar. Aunque no pueda curar, la quimioterapia puede prolongar la supervivencia y mejorar la calidad de vida.

Según el mecanismo de acción

Los fármacos de la quimioterapia se pueden dividir en citotóxicos o citostásicos:

  • Quimioterapia Citotóxica. Busca eliminar las células cancerosas que se encuentran en rápido crecimiento y división. Este tipo de quimioterapia utiliza un mecanismo de acción que interfiere con el ciclo de vida de las células malignas, impidiendo su reproducción y provocando su destrucción.
  • Quimioterapia Citostásica. A diferencia de la citotóxica, busca frenar el crecimiento y división celular al inhibir la capacidad de las células cancerosas para multiplicarse, sin destruirlas, controlando así la propagación del cáncer al limitar su reproducción.

¿Cuáles son los fármacos más comunes que se usan en la quimioterapia antineoplásica?

En los últimos años, la investigación clínica ha ayudado a entender cómo la quimioterapia provoca la muerte celular y a identificar genes relacionados con la resistencia a este tratamiento. Además, la tecnología también ha permitido estudiar con mayor detalle los mecanismos que hacen que ciertos fármacos sean más efectivos contra las células cancerosas, al tiempo que protegen los tejidos normales.

Existen más de 100 fármacos distintos utilizados en la quimioterapia, algunos dirigidos a partes específicas del desarrollo celular canceroso para su destrucción, mientras que otros son menos específicos y ralentizan el crecimiento celular. La combinación de estos medicamentos puede aumentar la eficacia del tratamiento al atacar diferentes aspectos del crecimiento y división celular, reduciendo la probabilidad de resistencia del cáncer y mejorando los resultados terapéuticos.

Los principales fármacos quimioterápicos, con distintos modos de acción en las células malignas, incluyen agentes alquilantes y derivados del platino, antimetabolitos, inhibidores de la mitosis e inhibidores de la topoisomerasa.

Agentes alquilantes y derivados del platino

Los agentes alquilantes y derivados del platino son compuestos químicos que, al interactuar con las células cancerosas, provocan daño en su material genético, afectando su capacidad de reproducción. Estas sustancias son las más utilizadas y suelen formar parte de los esquemas (combinaciones) de quimioterapia, como en el tratamiento del mieloma múltiple.

  • Agentes alquilantes: mecloretamina, ciclofosfosfamida, ifosfamida, melfalán, clorambucilo, alquilsulfonatos (busulfán), aziridinas (tiotepa), mitomicina C, nitrosureas (carmustina, lomustina, fotemustina, etc), hidracinas y derivados de tiazinas (dacarbazina, procarbazina, temozolamida) y agentes alquilantes no clásicos como hexametilmelamina (altretamina).
  • Derivados del platino: cisplatino, carboplatino y oxaliplatino.

Antimetabolitos

Los antimetabolitos son compuestos sintéticos diseñados para imitar sustancias naturales esenciales para el crecimiento celular. Estos fármacos se camuflan para obstaculizar la capacidad de las células cancerosas para dividirse y multiplicarse. Al afectar el crecimiento celular, estos fármacos se utilizan en el tratamiento del cáncer de mama o en el tratamiento del cáncer de ovario, entre otros.

Los antimetabolitos se pueden dividir según el compuesto al que se asemejan:

  • Análogos del ácido fólico, también llamados antifolatos: metotrexato, raltitrexed, pemetrexed (Alimta).
  • Análogos de pirimidinas: 5-fluorouracilo (5-FU), citarabina (Ara-C), capecitabina (Xeloda), gemcitabina (Gemzar).
  • Análogos de las purinas: 6-mercaptopurina, tioguanina.
  • Análogos de la adenosina: fludarabina, pentostatina, cladribina.

Inhibidores de la mitosis

La mitosis es el proceso de división celular que genera dos células hijas genéticamente idénticas a partir de una célula madre. Los inhibidores de la mitosis en quimioterapia son medicamentos derivados de productos naturales vegetales que bloquean este proceso, impidiendo la reproducción de células cancerosas. Al detener la división celular, estos fármacos contribuyen a frenar el crecimiento de las células malignas y evitar la propagación de la enfermedad.

Entre los inhibidores de la mitosis se encuentran los taxanos (utilizados en el tratamiento del cáncer de pulmón) y los alcaloides de la vinca (administrados en el tratamiento del linfoma de Hodgkin):

  • Taxanos (derivados de la corteza del tejo): paclitaxel, docetaxel.
  • Alcaloides de la vinca (derivados del arbusto vinca rosácea): vincristina, vinblastina.

Inhibidores de la topoisomerasa

Las topoisomerasas son enzimas esenciales para la organización y reparación del ADN durante procesos como la replicación y transcripción. Los inhibidores de la topoisomerasa, también conocidos como alcaloides vegetales, impiden que las células malignas se copien. Estos inhibidores pueden encontrarse en el tratamiento del cáncer de estómago, por ejemplo.

Los inhibidores de la topoisomerasa se agrupan según el tipo de enzima que afectan:

  • Antraciclinas: adriamicina, daunorrubicina, análogos de adriamicina (4-epirrubicina, idarrubicina), doxorrubicinas liposomales, mitoxantrona.
  • Epipodofilotoxinas: etopósido, tenipósido.
  • Derivados de la camptotecina: irinotecan, topotecan.
  • Actinomicina D.
  • Amsacranina.

¿Cómo se administra la quimioterapia?

La quimioterapia se administra de manera cuidadosa y estratégica para combatir las células malignas en el organismo. Se planifica en ciclos, con intervalos de descanso para permitir la recuperación de las células normales y minimizar los efectos secundarios. Este enfoque, basado en la comprensión de los ciclos de crecimiento celular y la respuesta tumoral, busca maximizar la eficacia del tratamiento y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Además, la quimioterapia se adapta a las necesidades individuales de cada paciente, lo que permite una flexibilidad en el tratamiento para garantizar una administración efectiva de la quimioterapia.

Quimioterapia intravenosa o inyectable

La quimioterapia intravenosa se administra directamente al torrente sanguíneo a través de una vena. Antes de comenzar el tratamiento, la enfermera oncológica evalúa al paciente para recomendar el método más adecuado de administración de la quimioterapia para ayudar a prevenir posibles complicaciones. Estos métodos de administración pueden ser a través de una vía periférica, un port-a-cath o un PICC (catéter venoso central de inserción periférica), dependiendo del tipo de quimioterapia y el acceso venoso del paciente. Además, se conectan a una bomba de infusión que regula la administración del medicamento y detecta posibles contratiempos durante la infusión.

Otras maneras de administrar quimioterapia mediante inyecciones o infusiones

Además de la quimioterapia intravenosa, se puede suministrar a través de otras vías:

  • La quimioterapia intratecal se aplica directamente en el líquido cefalorraquídeo alrededor del cerebro y la médula espinal mediante un catéter o aguja especial. Esta técnica es necesaria para ciertos tipos de cáncer cerebral debido a la dificultad que muchos medicamentos de quimioterapia tienen para atravesar la barrera hematoencefálica. Se puede realizar con una aguja en la región vertebral o mediante un catéter a largo plazo, como el reservorio de Ommaya, que se implanta quirúrgicamente bajo la piel de la cabeza y permanece durante todo el tratamiento.
  • En la quimioterapia intraarterial, el medicamento se inyecta directamente en la arteria que suministra sangre al tumor. Esto permite dirigir el tratamiento específicamente a una zona, como el hígado o una extremidad, reduciendo el impacto en otras partes del cuerpo.
  • En el caso de la quimioterapia intracavitaria, los medicamentos se administran a través de un catéter en áreas cerradas del cuerpo, como la vejiga (intravesicular), el abdomen (intraperitoneal) o el pecho (intrapleural).
  • La quimioterapia intramuscular consiste en la inyección del medicamento en un músculo.
  • Quimioterapia intralesional. Implica la inserción de una aguja para administrar el medicamento directamente en el tumor.
  • La Quimioterapia intravesical consiste en administrar directamente en la vejiga mediante un tubo suave que se coloca durante algunas horas para drenar y luego se retira.

Quimioterapia oral

La quimioterapia oral se ingiere por la boca en forma de píldora, líquido o cápsula, similar a otros medicamentos. La frecuencia y el momento de la toma varían según el tipo de quimioterapia prescrita, pudiendo ser diaria, cada ciertos días, y con diferentes intervalos de tiempo, ya sea con o sin alimentos.

Quimioterapia tópica

La quimioterapia tópica se aplica sobre la piel en áreas específicas afectadas por ciertos tipos de cáncer. Puede ser en forma de crema, gel o ungüento, y se absorbe directamente en la lesión cancerosa a través de la piel.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la quimioterapia?

La quimioterapia, aunque efectiva para combatir las células cancerosas, puede afectar a las células sanas y causar efectos secundarios. Las áreas más afectadas suelen ser la médula ósea, raíces del pelo, boca, tracto digestivo y órganos reproductores. Los médicos buscan un equilibrio entre la eficacia del tratamiento y la reducción de complicaciones, empleando medicamentos adicionales según sea necesario. La experiencia de los efectos secundarios varía según diversos factores, y algunos pacientes pueden no experimentarlos.

Es fundamental analizar cuidadosamente cada fármaco quimioterápico, ya que pueden tener diferentes efectos secundarios. Este análisis detallado es esencial para evitar la combinación de dos medicamentos que puedan causar problemas similares. Con una comprensión completa de los perfiles de efectos secundarios, los médicos pueden adaptar tratamientos personalizados, maximizando la eficacia contra el cáncer y minimizando los impactos en las células sanas. Esta atención a la diversidad de efectos secundarios contribuye a mejorar la calidad de vida de los pacientes durante la quimioterapia.

Algunos efectos secundarios que puede provocar la quimioterapia son:

  • Fatiga (astenia)
  • Caída del cabello (alopecia)
  • Anemia (recuentos bajos de glóbulos rojos)
  • Náuseas y vómitos
  • Cambios en el apetito
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Chemobrain
  • Problemas en boca, lengua y garganta como úlceras (mucositis), sequedad bucal (xerostomía) o dolor al tragar (disfagia)
  • Alteraciones de la sensibilidad como hormigueo (parestesia) en pies y manos
  • Dolor
  • Cambios en la piel y las uñas, como sequedad y cambio de color
  • Efectos cardiovasculares
  • Afectación renal o hepática
  • Cambios en el peso
  • Alteración del sueño
  • Cambios en el deseo y la función sexual
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Problemas de fertilidad

Es crucial comunicarse con el equipo médico para entender qué esperar y cuándo es necesario contactar con el personal sanitario. En algunos casos, pueden administrarse medicamentos preventivos.

Terapias complementarias para mitigar efectos secundarios

La colaboración con profesionales especializados en oncología, como nutricionistas, fisioterapeutas, dermatólogos y psicooncólogos, es esencial para abordar integralmente estos efectos adversos y complementar el tratamiento médico. Los nutricionistas pueden diseñar planes alimenticios específicos para mantener la salud durante el tratamiento, mientras que los fisioterapeutas pueden proporcionar ejercicios adaptados para mejorar la movilidad y reducir la fatiga. Los dermatólogos pueden ofrecer soluciones para problemas cutáneos, y los psicooncólogos brindan apoyo emocional para enfrentar el impacto psicológico del tratamiento. Esta colaboración multidisciplinar no solo ayuda a mitigar los efectos secundarios, sino que también mejora la calidad de vida general del paciente durante la quimioterapia.

Además, es recomendable buscar apoyo adicional en asociación de pacientes para contar con un apoyo extra. Estas organizaciones ofrecen una variedad de actividades y programas educativos diseñados para brindar apoyo en todas las etapas de la enfermedad, incluyendo prevención, diagnóstico, tratamiento y después del tratamiento. También cuentan con grupos de apoyo donde compartir experiencias y encontrar personas que atraviesen un proceso oncológico similar.

Referencias

SEOM, 2023: Qué es, cómo funciona y tipos de quimioterapia, Toxicidad de los tratamientos oncológicos

American Society of Clinical Oncology, 2022: ¿Qué es la quimioterapia?

Instituto Nacional del Cáncer, 2015: Quimioterapia para tratar el cáncer

American Cancer Society, 2019: Quimioterapia

Hospital Clínic de Barcelona, 2024: Quimioterapia

Unimos personas y ciencia porque compartir es avanzar.

Compartir

Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

suplementos cancer
Tratamiento

Suplementos para el cáncer, ¿qué debes saber?

¿Has pensado en tomar suplementos para el cáncer? ¡Cuidado! Según la literatura científica, entre un 64% y un 81% de …

cancer e identidad
Tratamiento

Cáncer e identidad: mi enfermedad y yo

¿Cómo repercute la aparición del cáncer en mi identidad? El diagnóstico del cáncer supone un acontecimiento crítico en la biografía del …

cancer de prostata
Prevención

Cáncer de próstata, el tumor más común en hombres

El cáncer de próstata es un tipo de cáncer muy común en hombres, con una importante presencia en España. De …

tumores cerebrales
Prevención

Tumores cerebrales: tipos, diagnóstico y tratamiento

Denominamos tumores cerebrales a todas las masas que crecen en alguna de las partes del cerebro o cerca de él. …

Accede a tratamientos innovadores a través de nuestro buscador de ensayos clínicos oncológicos