El papel de la farmacia como asesor y acompañante del paciente oncológico

El papel de la farmacia como asesor y acompañante del paciente oncológico

El farmacéutico comunitario es uno de los profesionales sanitarios que la sociedad tiene al alcance de manera fácil e inmediata. Esta proximidad hace que, de manera frecuente, los pacientes o familiares que acuden a la farmacia generen un vínculo de confianza con los equipos de las oficinas de farmacia.

Desde una atención centrada en la persona, para nosotros, el rol del farmacéutico en el paciente oncológico se basa en el acompañamiento y el asesoramiento necesario para minimizar y aliviar los efectos secundarios propios de los tratamientos oncológicos. Esto requiere por nuestra parte de un elevado grado de formación técnica y sobre todo mucha empatía y capacidad de escucha activa.

El paciente oncológico es generalmente un paciente asustado, desbordado por la situación. Generalmente, entre el diagnóstico e inicios del tratamiento o cirugía, los plazos de tiempos son muy cortos, porque lógicamente, prevalece la urgencia y se olvida un poco a la persona. Detrás cada paciente con un diagnóstico de cáncer, hay una persona, y como tal, necesita asimilar a su manera y con los recursos que tiene en aquel momento, el cambio que la vida le ha puesto delante.

De manera frecuente, el primer encuentro nuestro con el paciente en un espacio donde puede preservar la intimidad es un encuentro en la que escuchamos mucho y ponemos en orden las primeras dudas que puede tener el paciente, al mismo tiempo que concienciamos de la importancia de prevenir los efectos tanto frecuentes y a veces limitantes, que estos tratamientos tienen sobre la persona.

La incidencia de afección y alteraciones de piel y mucosas en el paciente fruto de los tratamientos oncológicos es de un 70%, y en algunos de los casos, puede llegar a tener que suspender el tratamiento durante un tiempo para que el paciente se recupere.

 

Desde farmacias como Oller Salut, integramos la farmacia y la ortopedia, así como un servicio de atención de la persona al domicilio, OrtoValora, valorando aspectos salud y social y poniendo al alcance de la persona, cuidadores y familiares todo aquello que necesiten por su bienestar y seguridad.

Dentro del equipo contamos con dos farmacéuticas especializadas en el asesoramiento al paciente oncológico, una ortopedia acreditado por la elaboración de productos a medida y toma de muestras tanto por prótesis como medias de compresión para evitar y tratar limfedemas, un equipo de enfermería especializado en la atención a domicilio tanto en pacientes ostomizados, como en la cura y tratamiento de lesiones de piel, un equipo de fisoterapeutas y rehabilitadores, una nutricionista que define pautas individualizadas para cuando  aparece la disgeusia (el transtorno del sal sabor) o dificultad para mantener una alimentación equilibrada, una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y finalmente un educador social que se erige como coordinador de todos los profesionales mencionados y acompaña el paciente y familiares o cuidadores a su domicilio e identifica acciones preventivas y correctivas para mejorar el bienestar del paciente.

La formación no solo en oncología, sino en todo el que refiere a la salud de las personas, tiene que estar basada en la evidencia científica y es clave para poder proporcionar credibilidad y una atención a la persona de calidad. La prevención muchas veces es la clave, y por eso participamos en campañas de cribaje que desde Salud se nos proponen y visualizamos campañas de comunicación de diferentes asociaciones que hacen investigación y acompañan al paciente oncológico como acciones de educación sanitaria y concienciación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres acceder a los ensayos clínicos oncológicos?

Descarga ya la App disponible en iOS y Android